Barbosa, por fin, Gobernador de Puebla | News mx
Close

1 agosto, 2019

Barbosa, por fin, Gobernador de Puebla

Por: Adrián Aguilar Torres

Fue una mañana candente. Como las muchas ya vividas en Puebla desde hace poco más de un año. Con el rostro serio, como mirando a un barco en el lejano horizonte, apareció Luis Miguel Barbosa frente al estrado de la Mesa Directiva, de un majestuoso recinto legislativo en la capital poblana.

Flanqueado por la Diputada Presidenta del Congreso local y por una sonriente Olga Sánchez Cordero, el gobernador electo, para ese momento de la historia, dijo: “protesto guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la particular del estado de Puebla”. Palabras con las que rindió protesta como Jefe del Ejecutivo poblano.

“Hoy arranca la Cuarta Transformación en Puebla”, afirmó en su discurso. Su visión será emular en todo al prócer que algún día criticó desde el PRD, es decir, a Andrés Manuel López Obrador, a quien Barbosa definió como “un hombre de época, un gigante”.

Ofreció diálogo, nuevas formas de hacer política, una mejor convivencia, ser tolerante, transparente y austero. De hecho, llamó al Poder Judicial y Legislativo locales a hacer una realidad esa Cuarta Transformación.

La visión del PAN

Los focos no sólo estuvieron en Miguel Barbosa. También se fueron sobre la nueva oposición, el Partido Acción Nacional. Sí. En voz del diputado Raúl Espinoza, recordó todo lo vivido en los meses precedentes. Pero también ofreció civilidad política y ser responsable, dijo, en beneficio de Puebla.

Breve recuento de la historia

Todo esto tuvo que ocurrir para llegar a este primero de agosto:

Rafael Moreno Valle, gobernador constitucional de 2011 a 2017 -por cuestiones que sólo tienen que ver con la democracia poblana- heredó el cargo a su esposa, Martha Erika Alonso, todo, en un proceso electoral plagado de acusaciones de su contrincante Miguel Barbosa, robo de urnas y hasta intrigas en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Pero todo cambió radicalmente en la tarde navideña del 24 de diciembre, cuando un acontecimiento sacudió a la clase política mexicana: el helicóptero donde viajaban la Gobernadora y su esposo, entonces Senador de la República, se desplomó, en un accidente que aún resulta un misterio.

El PAN dejó las suspicacias puestas sobre la mesa. De inmediato exigieron respuestas. Pero el estado de Puebla requirió entonces un gobierno interino y lo obtuvo en la figura del priista Guillermo Pacheco Pulido. Y entonces de nueva cuenta, los poblanos fueron llamados a las urnas.

En Morena llamaron a Miguel Barbosa a abstenerse de participar. Sin importar nada, ni los señalamientos de la familia Moreno Alonso, ni la disputa interna -llena de polémica- en el mismo morenismo, el otrora candidato de la elección inmediata anterior, perseveró hasta final y logró su objetivo, materializado en esta ceremonia solemne: ser Gobernador Constitucional de Puebla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: