Nuestra única Palma de Oro | News mx
Close

17 abril, 2020

Nuestra única Palma de Oro

Instrucciones para ver una película

Para quienes hayan estado al pendiente del fenómeno que resultó Parasite en las pasadas premiaciones al Oscar, probablemente haya escuchado que el director Boong Joon-Ho dijo que no se le hacía raro que el cine de su país no haya sido reconocido por tal certamen, «los Oscar no son un festival internacional de Cine. Son muy locales». Algunos se molestaron muchísimo, otros guardaron silencio, y la película surcoreana de la que todos hablaban se alzó con el premio máximo. El director dijo que se pondría ebrio y salió del lugar, se le vio tranquilo, sin la emoción que se le atora en la garganta a quienes sí piensan que el Oscar es lo máximo. Ya tiempo atrás, el Bong Joon-Ho había conseguido uno de los premios en verdad más prestigiados en el medio del cine a nivel mundial: la palma de oro del festival de Cannes.

La palma de oro ha sido ganada por personas como Quentin Tarantino, Terrence Malik, Lars Von Trier, Ingmar Bergman; otros incluso la han ganado 2 veces, como Emir Kusturica o Ken Loach. En torno al premio máximo hay muchos otros premios, ya sean para mejor actor, director, opera prima… ¿Y a México cómo le ha ido? Nuestro país ha tenido una presencia constante en este certamen, ha ganado muchos premios, pero solo 1 vez en toda su historia ha accedido al premio máximo, y eso fue gracias a Emilio «el Indio» Fernández, quien con su película María Candelaria, se llevó la palma de oro en 1943. Muchas otras películas han sido generadas por nuestro país, pero se han quedado distantes de repetir tal proeza.

El tiempo ha pasado, y hay un gran revuelo porque el gobierno federal sigue firme en ir contra los fideicomisos, que señalan, han sido utilizados para cuantiosos desvíos de recursos, mismos que urgen ser utilizados en estos momentos de crisis. El problema surge cuando recordamos que los fideicomisos FOPROCINE Y FIDECINE, que según datos propios, lograron impulsar la producción nacional hasta el punto de dar lugar a alrededor de 180 películas el pasado 2019. El cine mexicano no ha hecho mas que aumentar sus números, y ha sido gracias a impulsos como los fideicomisos mencionados.

¿Qué esperar de la situación? Todo apuntaría a que el único cine que seguiría adelante, es aquel que nos ha arrojado sin piedad bodrios como Cásese quien pueda, Mirreyes VS Godinez, y cualquier cosa en la que ose asomarse un Derbez, un Chaparro, una Higareda.

Hay países que desde siempre han considerado las artes, entre ellas al cine, como algo que va más allá de un mero entretenimiento, sino un arma, un lienzo, un espacio de discusión humana. Muchas naciones tienen programas para impulsar a los jóvenes cineastas, además de contar con escuelas publicas para perseguir ese propósito, incluyendo nuestro país con la Escuela Nacional de Artes Cinematográficas. Pero comenzar a reducir un impulso que ha ayudado a poner en alto el nombre de México gracias a un cine que ha resultado sorprendentemente fructífero en cuanto a sus propuestas, sería negar una capacidad creativa de niveles asombrosos, en nombre de una supuesta estrategia para reducir los desvíos en el presupuesto nacional.

No debería ser entonces el gran objetivo hacerse de numerosos premios, esas cosas vienen y van, lo que seguimos necesitando son expresiones culturales que continúen construyendo nuestra identidad, que nos permitan voltear a vernos como mexicanos, porque eso es algo que nos urge a nivel histórico. El cine no es algo a negociarse, nunca debería serlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: