Close

23 febrero, 2020

Virus: un caso especial para la ciencia y la medicina

Seguramente todos hemos oído hablar del brote de un singular virus de origen chino, el cual produce entre sus principales características, enfermedades relacionadas con los resfriados y, en casos extremos una enfermedad muy similar a la neumonía.

Lleva el nombre de 2019-nCov o más conocido como “El Coronavirus de Wuhan”. Sin duda alguna este virus ha llamado la atención al mundo de la ciencia y la medicina, debido a que se está combatiendo con un agente infeccioso para el cual no existe cura (aún) y, además se ha propagado en distintos lugares y países que lo cual nos alerta por un posible contagio si este no se controla o previene adecuadamente.

Para poder entender cómo es que aún no se cuenta con una cura ante este peligro, es importante conocer aspectos básicos relacionados con la naturaleza de este agente.

¿Qué son?

Los virus, son considerados microorganismos tan pequeños (10,000 veces más pequeños que una bacteria) que solo pueden ser vistos con ayuda de un microscopio muy potente. Algunos virus pueden ser inofensivos, sin embargo, algunos pueden llegar a ser mortales.

Virus de VIH. Fuente: Infobae

¿Se puede “matar” a algo que no está vivo?

Una característica muy importante de estos seres es que son Acelulares, es decir que no están formados por células, por lo que no se presentara Autonomía para realizar actividades como el alimentarse o reproducirse por sí mismos (razón por la cual, científicos catalogan a estos agentes como seres no vivos) y es por esta situación que necesitan infectar a un ser vivo para poder realizar funciones necesarias para subsistir, infectando asi a plantas, hongos, animales y el propio ser humano.

Por la falta de estructuras celulares y autonomía, llamaremos a estos peculiares seres como “formas de vida”, las cuales una vez dentro del ser vivo u hospedero, pueden hacer de las suyas infectado a diversas células pertenecientes al organismo afectado, por ejemplo, en el caso del A(H3) o “gripe común”, actúa infectando a las células de nuestro organismo teniendo como consecuencia la manifestación de signos y síntomas como dolor de garganta, fiebre, escalofríos, cuerpo cortado, tos, dolor muscular etcétera.

Es importante recalcar que ante estos síntomas lo mejor es acudir al médico, debido a que automedicarse podría no ayudar e incluso empeorar la situación puesto que un antibiótico es recetado cuando se pretende eliminar a organismos como bacterias, las cuales si presentan estructuras celulares y autonomía (es un ser vivo) que, comparado con los virus, no es así.

Pequeños mutantes

Otra característica importante de estas formas de vida es que tienen la capacidad de cambiar y formar versiones nuevas, por ejemplo, en el caso de la gripe se ha encontrado una gran diversidad de virus que son muy parecidos a las versiones anteriores, pero con adaptaciones o estructuras muy diferentes.

La cura ante estas formas de vida

Desde su descubrimiento, científicos trabajan día a día para poder desarrollar métodos eficaces para combatir los efectos que provocan en los organismos afectados, creando así una gran variedad de vacunas y tratamientos específicos, sin embargo no debemos olvidar que estos seres son muy resistentes, cambiantes y hasta cierto punto desconocidos por lo que no es de asombrar que la cura para cierto tipo de agentes infecciosos aun no pueda ser descubierta o desarrollada, sin embargo, en lo que respecta a la sociedad, la mejor forma de prevenir es mantenerse informados y seguir las recomendaciones de los expertos ayudando así a disminuir la propagación de las enfermedades mientras tanto, los científicos, biólogos, virólogos y médicos deberán unir sus conocimientos y sabiduría para poder combatirlos.

Hbiól. Brian Real Huescas

Recomendaciones ante Coronavirus. Fuente: Organización Panamericana de la Salud y Organización Mundial de la Salud.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: